Contacto

Al enviar el formulario de contacto con sus datos personales acepta nuestra Política de Privacidad.

¿Tiene alguna consulta?

Nuestro servicio de atención al cliente estará encantado de atender su solicitud.

Menú

Fotos perfectas con el smartphone

Hace tiempo que el smartphone ha sustituido a la cámara de fotos en el día a día como método de elección preferido a la hora de tomar una fotografía rápidamente. Mientras que es menos adecuado para tomas profesionales, el móvil destaca sobre todo en aquellas situaciones en las que se desea capturar de manera espontánea un momento o se desea fotografiar un motivo recién descubierto con poco esfuerzo. Al fin y al cabo, el smartphone, como compañero indispensable, siempre está a la mano. Además, las fotografías tomadas pueden subirse prácticamente de manera directa a una red social como Instagram o enviarse a los amigos. ¿Significa esto que tenemos que renunciar a una buena calidad de la imagen por todas estas ventajas?

¡Por supuesto que no! No obstante, debido a sus especificaciones técnicas, un smartphone no está a la altura de las posibilidades de una buena cámara como la de un modelo réflex digital. Sin embargo, esto no significa que no se puedan tomar buenas fotografías con la cámara de un smartphone, todo lo contrario: ¡En cinco pequeños trucos te mostramos cómo puedes sacarle el mayor partido a tus fotos!

App Álbum digital Pixum

Personaliza tu Álbum digital Pixum y otros fotoproductos cómodamente desde el sofá o cualquier otro lado con tu smartphone o tableta.

1. La limpieza de la lente de la cámara

El smartphone entra en contacto diariamente con muchas superficies. Se deja en el escritorio y luego está oculto en el bolsillo de tu camisa, de tu bolso o de tu pantalón. Por supuesto, todas estas superficies no están limpias al 100 %. El polvo y la suciedad son compañeros resistentes y siempre encuentran la forma de volver a ensuciar las superficies limpiadas cuidadosamente. Incluso cuando controles que tu entorno esté siempre limpio, no puedes evitar que la lente de la cámara de tu smartphone entre en contacto con la suciedad. Además, la lente siempre se lleva algo sin querer con cada uso del smartphone, incluso si solo son las más pequeñas partículas de la piel de la superficie de su mano. Piensa en cuántas superficies tocas diariamente y cuántas veces tiene el smartphone en la mano.

Por eso, limpia siempre la lente antes de realizar una fotografía. En caso necesario lo puedes hacer incluso con la punta de tu camiseta o con pañuelos especiales para la limpieza, con los que podrás quitar las motas de polvo y la suciedad. ¡Puede sonar trivial, pero esto marca la diferencia en la calidad de tus tomas! Una lente sin limpiar puede hacer que tus fotografías sean pobres en contraste, estén desenfocadas o borrosas. Ya en la pantalla, los motivos no se ven tan bonitos como usted los está viendo en ese mismo instante: si tienes previsto subir las imágenes a Instagram o Facebook o incluso sacar copias de ellas, deberías pensar previamente en limpiar la lente de la cámara. ¡Notarás la diferencia!

2. El problema con la cámara frontal

Aún cuando se haya vuelto a pasar un poco la fiebre por los palos de selfie, los selfies siguen siendo muy populares. Cualquiera puede capturar un momento de forma rápida y sencilla y compartirlo con todo el mundo. Ya sean impresionantes edificios o espectáculos naturales, instantáneas al salir de fiesta o simplemente un saludo general a los amigos y seguidores en Instagram: uno se comunica vía selfie. Sin embargo, justo aquí es grande la tentación de utilizar la cámara frontal para una foto rápida. Así se evita girar presuntamente de manera complicada el móvil (y con ello, el brazo) y el motivo es que uno mismo se tiene siempre a la vista. Al fin y al cabo se desea comprobar si la imagen sirve para subirla a la red social o para enviarla rápidamente por WhatsApp a los mejores amigos antes de apretar el botón.

Tan rápido como se puede hacer un selfie con la cámara frontal de tu smartphone, la calidad de imagen de las fotografías tomadas es poco satisfactoria. Esto se debe a que la cámara especial posee dicho objetivo: tomar fotografías de manera rápida y fácil, las cuales no tienen que cumplir con grandes expectativas. Esta posee muchos menos megapíxeles y un peor sensor de la imagen que la cámara estándar en la parte posterior de tu móvil, lo que pasa factura en la resolución y en la calidad de la imagen.

Por lo tanto, si deseas hacerte un selfie o realizar un bonito retrato de otra persona, utiliza la cámara en la parte posterior. Con esta, las fotografías serán más nítidas; además, con la cámara frontal, la mayoría de las veces no se pueden modificar parámetros como el enfoque, el tiempo de exposición e incluso el uso óptimo del flash a la hora de hacerse un selfie. ¡Sin embargo, con ayuda de estas posibilidades de ajuste, podrás sacarle mucho más partido a tus imágenes! Al fin y al cabo quieres que la persona fotografiada salga lo mejor posible. Por lo tanto, deberías aprovechar todas las opciones a disposición a la hora de hacer una fotografía: ya que sigue tratándose de un smartphone con el que tomas las fotografías, el proceso seguirá siendo rápido y fácil. Así, no solo tomarás bonitos retratos de otras personas, sino que también optimizarás fácilmente tus propios selfies antes de apretar el botón.

En resumen: no se tarda más al usar la cámara fotográfica normal del smartphone que al usar la cámara frontal, pero ofrece una mejor resolución, nitidez, contraste y posibilidades de ajuste, por lo que deberías darle preferencia siempre en lugar de a la cámara frontal de tu smartphone.

Consejos prácticos para pedir un Álbum digital Pixum

Descubra también nuestros consejos útiles para crear un Álbum digital Pixum maravilloso.

3. Por qué es importante el fondo

La calidad de las fotografías y de los vídeos depende de varios factores. Así, uno se puede comprar un caro equipamiento fotográfico con mucho dinero, el cual juegua técnicamente hablando en la primera liga. ¡Pero este solo no hace buenas fotografías! En términos técnicos, las cámaras de los smartphones corrientes son de por sí limitadas, ya que el enfoque en la fotografía del smartphone se desplaza literalmente a otras cosas. Frecuentemente son los elementos que no se ven de manera consciente en un primer momento los que influyen de manera decisiva en la percepción de fotografías e imágenes.

Uno de ellos es el fondo de la imagen: como su nombre indica, en el mejor de los casos, este no desvía todas las miradas a sí mismo, al fin y al cabo, lo importante en la fotografía es el motivo y no lo que se encuentra alrededor. Pero, por otra parte, el fondo no debería descuidarse totalmente. Un par de trucos podrían contribuir a apoyar el motivo principal de la imagen y a ponerlo de relieve. Aquí, la incidencia de la luz y la claridad juegan un gran papel. Un fondo muy claro distrae del foco real; aquí se puede crear un fuerte contraste con una superficie oscura, el cual apoya agradablemente el motivo retratado.

Por supuesto, esto no es más que un ejemplo y el fondo artificial oscuro no siempre queda bien con la imagen. Ten en cuenta la paleta de color general del motivo y de tu entorno y decide en base a esta si debe ajustarse el fondo de manera especial. ¿Armonizan los colores de la ropa y del cabello con el fondo de la imagen? ¿Cómo son las proporciones lumínicas y qué efecto tiene la posible radiación solar en la imagen? ¿Puede que el ojo del espectador se vea distraído por otra fuente de luz?

No obstante, a parte de la claridad y del contraste, existen otros factores a tener en cuenta: se trata de las cosas fotografiadas por casualidad en el fondo de la imagen, pero que no son especialmente ventajosas para la fotografía. Estas pueden ser otras personas o animales, que cruzan sin querer la imagen mientras se presiona el mecanismo de disparo, o también objetos olvidados que están tirados en algún sitio y que, en realidad, no tienen nada que ver con el motivo en sí. A menudo, estas cosas no llaman la atención al realizar las fotografías: es normal concentrarse en el motivo en lugar de en la periferia. Sin embargo, dichos factores pueden influir posteriormente de forma muy negativa en una imagen. Este es el caso a más tardar cuando se trata de objetos no muy fotogénicos o muy privados o de personas que simplemente hacen un «photobomb», es decir, que desean molestar a propósito posando, por ejemplo, con muecas ridículas en el fondo. Por lo tanto, asegúrate al fotografiar de no poner solo de relieve el motivo, sino de que los bordes de la imagen y el fondo también sean coherentes.

Otro factor importante es la ubicación del motivo dentro de la fotografía. Asegúrate de que el motivo y el fondo no se fundan el uno en el otro o de que los objetos no estén colocados de forma que parezcan que forman parte del motivo. Por antonomasia, el clásico es el árbol que parece crecer de la cabeza de una persona porque se encuentra posicionado justo detrás de esta. A veces se desea conseguir justamente este efecto, como numerosas fotografías de la Torre inclinada de Pisa, en las que una multitud de turistas intentan impedir la inclinación de la torre con sus simples manos, la cual parece ser tan grande como ellos. Sin embargo, a lo que más debes prestar atención es a cómo y dónde se encuentran situados los objetos, plantas o edificios en la imagen, para evitar efectos molestos.

4. Descubrir y conservar momentos personales

A menudo se presenta la cuestión, como fotógrafo, de cómo fotografiar el mejor lado de las personas retratadas. Se trata de captar el mejor ambiente, proporcionar una buena proporción lumínica o de organizar de manera adecuada el entorno. Tan útiles como son estas cosas, tienen un pequeño detalle en común: la fotografía parece montada.

En muchas situaciones es irrelevante; a nadie le molesta que se pose a propósito en una playa o delante de un edificio en una fotografía durante las vacaciones. Sin embargo, en los retratos, se desea capturar el brillo y el carácter del modelo en la imagen y el aura de alrededor. Esto puede funcionar en las personas muy expresivas simplemente al pulsar el botón. Algunas personas tienen experiencia delante de las cámaras o simplemente consiguen parecer naturales a pesar del entorno montado. Sin embargo, otras personas se sienten inseguras o cohibidas en cuanto se dan cuenta de que alguien intenta tomarles una fotografía. Así tendrá que echar mano de algunos trucos para retratar a dichas personas. ¿Cómo puede hacerlo de la mejor forma? Puede intentar no haciéndole saber a la persona que le va a tomar una fotografía.

La mayoría de las personas están mucho más relajadas cuando no se sienten observadas. Así, por ejemplo, si deseara retratar a una buena amiga (llamémosla simplemente María), que sabe que no se siente a gusto ante la cámara, intente fotografiarla en una situación cotidiana. Aquí ayuda incluir a otra persona, la cual, por ejemplo, se enreda en una conversación con María. Usted mismo descubrirá cosas en ella que no serían visibles en un clásico retrato. La mímica, los gestos y la postura cambian; el contenido de la conversación puede llevar a que los ojos brillen con un entusiasmo inesperado y a que la sonrisa de María sea más natural que en una foto montada.

Aunque este ejemplo sea más bien para las personas tímidas, también se puede transmitir al clásico retrato fotográfico. Así, la modelo sabe que la van a fotografiar, pero olvida este hecho debido a que otra persona la distrae. Aquí también se crea una situación totalmente diferente. Las fotografías parecen más naturales y la modelo, más relajada. Así, probablemente, conseguirá capturar una atmósfera especial y mostrar un lado de la persona retratada que no conocía (e incluso la misma María tampoco).

5. Utilizar objetivos de quita y pon

Al contrario que las cámaras fotográficas, los smartphones no poseen un zoom óptico. Estos están equipados de una posibilidad de aumento digital, pero tiene muchos inconvenientes de cara a la variante óptica: las fotografías realizadas así pierden nitidez rápidamente y el motivo aparece borroso.

Los objetivos de quita y pon ofrecen otra opción para los smartphones. No solo existen objetivos con los que puede hacer zoom en su motivo sin perder calidad, sino que también existen ejemplares que le ofrecen la posibilidad de desahogarse de manera artística utilizando, por ejemplo, el efecto de ojo de pez. Este distorsiona la imagen y le confiere un efecto de semiesfera. ¡Así, el mundo se ve de verdad como a través de los ojos de un pez! A través de esto tendrás muchas posibilidades de experimentar y probar.

Por el contrario, otros objetivos sirven para tomar macroplanos desde una distancia muy corta o para realizar fotografías panorámicas de gran ángulo o fotografías de grupos. ¡Justo para planos de cerca en la naturaleza, por ejemplo, de pétalos o de pequeños animales, dichos macroobjetivos son excelentes! En comparación con la fotografía habitual sin objetivo de quita y pon, la imagen será más nítida y los detalles serán mejor visibles.

Los objetivos se suelen colocar la mayoría de las veces de forma magnética o con un clip a través de la lente de la cámara de su smartphone en la parte posterior y se pueden intercambiar fácilmente. El precio varía dependiendo de la calidad del material; en caso de duda, elija el producto de mayor calidad.

Ideas Pixum

Descubra las ideas más inspiradoras para crear sus fotoproductos.

Consejos Pixum

Disfruta de consejos de creación para álbumes, fotocalendarios y decoraciones Pixum, en el editor y en el software Fotomundo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.