Contacto

Al enviar el formulario de contacto con sus datos personales acepta nuestra Política de Privacidad.

¿Tiene alguna consulta?

Nuestro servicio de atención al cliente estará encantado de atender su solicitud.

Menú

Cómo lograr unas fotos de viaje de ensueño

Estando de viaje se suelen encontrar los motivos más bonitos, da igual si se fotografían paisajes y vistas impresionantes, se busca descubrir culturas y costumbres exóticas, o se aprovecha para hacer retratos de los compañeros de viaje. En los siguientes cinco consejos encontrarás algunas sugerencias sobre cómo lograr unas fotos de viaje mucho mejores.

1. Capturar los paisajes como panoramas

Cualquier smartphone actual incorpora ya una función de panorama. Con la misma no hay más que marcar un punto inicial y girar el móvil hasta completar el encuadre deseado. De esta forma se pueden capturar de forma rápida y sencilla panorámicas impresionantes.

Sin embargo la calidad de imagen no es siempre la mejor, y a veces aparecen los llamados errores de "stitching", o imágenes fantasma: por ejemplo cuando hay personas moviéndose en la imagen. También pueden aparecer errores de algoritmo. Asumiendo un mayor esfuerzo en preparativos y gastos (a cambio de unas panorámicas de mayor calidad y sin fallos) se puede llevar una cámara réflex digital o cámara digital propia y mejor todavía un trípode. (Un cabezal de trípode para panorámicas no es imprescindible para fotos personales de viaje de fotógrafos aficionados ambiciosos con gran interés por la fotografía de paisaje, aunque desde luego resulta "nice to have"). Otra ventaja de la cámara réflex digital: luego podrás hacer mucho mejor las adaptaciones y correcciones en los archivos RAW, por ejemplo para oscurecer a posteriori un cielo claro. De esta forma se genera una imagen global armónica sin unas zonas quemadas y otras negras.

¿Cómo puedes crear una foto panorámica? En primer lugar asegúrate de haber colocado el objetivo adecuado, para abarcar en vertical toda la altura de la imagen final. En general lo mejor son objetivos gran angular de pequeños a grandes, con entre 15 y 30 milímetros de distancia focal (en formato completo, con la adaptación correspondiente de crop/recorte). En el trípode activa el autodisparador (ajuste a 2 segundos) para una calidad óptima: así evitas que las fotos queden movidas por haber apretado directamente el disparador.

Ahora comienza en el extremo izquierdo o derecho de lo que será la panorámica y haz la primera foto. La segunda y cada una de las posteriores debe superponerse entre un tercio y un cuarto con la anterior. Así se garantiza que el software respectivo para unir las imágenes disponga de un material de partida suficiente. Además para lograr la misma exposición y un balance de blancos homogéneo en toda la serie, ajusta tu cámara previamente al modo manual ("M" en la rueda de selección) y haz todos los ajustes, como exposición, ISO y balance de blancos. En otro caso podrían obtenerse por ejemplo panorámicas de una puesta de sol con partes de la imagen con una exposición muy incorrecta (sobre todo en las zonas con luz solar directa).

¿Ya has capturado en fotos todo el entorno que querías? Perfecto. En este momento es recomendable controlar otra vez todos los resultados: ¿la nitidez es la correcta? ¿Tienen todas las fotos la misma exposición? ¿Hay suficientes puntos de solape entre cada par de fotos? En caso afirmativo, el siguiente paso se hace en casa en el PC, o si lo prefieres en el portátil durante el viaje de vuelta.

Para ello se necesita un software para hacer el "stitch" (combinación de imágenes) con cada una de las fotos. Adobe Lightroom y por supuesto también Adobe Photoshop ya ofrecen esta función; si no trabajas con la Creative Suite puedes usar p. ej. software como Autopana Giga, una aplicación gratis para Mac, Windows y Linux. Aquí es como si se meten todas las fotografías en una caja negra y el software es capaz de crear con ellas una fotografía panorámica global. Cuanto más rápido sea tu procesador y más memoria de trabajo tengas, mejor; este tipo de trabajos de render suelen necesitar mucho cálculo debido a los sofisticados algoritmos de los softwares modernos. Si la foto panorámica ya está calculada, puedes realizar más adaptaciones: por ejemplo disminuir algo las luces, aumentar los contrastes o añadir un filtro de color.

2. Hacer fotografías submarinas

Una forma excelente de llevarse a casa lo más bonito de las vacaciones es animarse a hacer fotografías submarinas. En las fotos bajo el agua con frecuencia se logra una atmósfera por completo irreal y muy especial. Por supuesto que uno no puede sin más saltar al agua con la cámara réflex digital o cámara compacta y empezar a bucear, en la mayoría de los casos deberás usar una de las llamadas carcasas submarinas.

En el caso de cámaras compactas, las mismas suelen ser asequibles y compactas; para cámaras réflex digitales hay que hacer un gasto mayor y el tamaño resulta menos cómodo. Una alternativa son las cámaras submarinas específicas de precio razonable pero realmente concebidas para uso bajo el agua, en otro caso la calidad de imagen dejará mucho que desear.

Al usar una cámara réflex digital es recomendable un objetivo gran angular de unos 20-30 mm (equivalente de formato completo). Así se puede captar toda la escena de manera óptima. Suele ser una buena idea usar también el flash.

Una vez finalizada la preparación (sin olvidar comprobar la batería, tarjeta de memoria, etc.), puede empezar la inmersión. No olvides que los organismos acuáticos normalmente son mucho más ágiles y rápidos que las personas, por ello si ves algo interesante, no pierdas mucho tiempo decidiendo la composición y estructura de la imagen, en caso de duda dispara sin más una ráfaga de fotografías con el disparo continuo. Luego podrás decidir con calma en qué fotografías ha salido mejor el motivo.

En el retoque de las fotos que has hecho bajo el agua hay que tener en cuenta algunas peculiaridades, sobre todo en lo que toca al comportamiento del color. Bajo el agua las fotos tienden de forma natural a quedar azuladas, y los tonos rojos desaparecen. Cuanto más se sumerja uno, más se pierden igualmente los tonos amarillos y naranjas. Por ello suele ser recomendable adaptar el balance de blancos a un número Kelvin mayor (colores más cálidos/más amarillo).

3. Componer los motivos según la proporción áurea

Un "error" que muchos fotógrafos principiantes cometen tiene que ver con la composición de la imagen o distribución de los elementos en el conjunto de la imagen. Suele parecer lógico poner el motivo central que se quiere inmortalizar en el centro de la imagen. Pero con esto muchas veces salen fotos aburridas, sin personalidad y que parecen disparadas de cualquier forma, en vez de tener unos recuerdos de vacaciones bonitos y visualmente interesantes.

Por suerte resulta bastante fácil evitar este estilo de hacer instantáneas. La clave está en usar la "proporción áurea", también llamada espiral de Fibonacci, que se basa en la célebre sucesión de Fibonacci (1 - 1 - 2 - 3 - 5 - 8 - 13 - 21...) y que se aproxima mucho a la fórmula para la proporción áurea.

Pero tampoco hay que complicarse la vida con tantas matemáticas: muchas cámaras incorporan por ejemplo una cuadrícula para división en tercios en el visor o en la visualización en vivo. Esta cuadrícula se puede usar como base para componer las imágenes.

Un truco bien sencillo para una estructura interesante de imagen es alejar los objetos del centro de la imagen, tanto en vertical como en horizontal. Si por ejemplo se trata de fotografiar una parcela vacía en la que hay un único árbol de forma peculiar, puedes colocar el árbol en el punto superior derecho de corte de las líneas de la cuadrícula. O si haces fotos de tus compañeros de viaje: en una foto en vertical dispón por ejemplo la cara lejos del punto focal central, girando un poco la cámara hacia abajo para que por encima de la cara no quede mucha superficie sin ocupar.

Hay también situaciones en las que la proporción áurea no es en absoluto recomendable, por ejemplo en fotos que quieren destacar la simetría de un lugar. Esto es muy importante en fotografía de arquitectura: en este ámbito los efectos más asombrosos se consiguen muchas veces poniendo la cámara totalmente centrada en el motivo y p. ej. evitando las líneas de fuga. Esto es más fácil de decir que de poner en práctica, muchas veces se necesitan objetivos especiales muy caros si se quiere una gran exactitud. Pero los softwares actuales de procesamiento de imagen ofrecen también una opción más económica, basta fotografiar con el objetivo normal o la cámara compacta y aplicar soluciones muy eficaces y fiables para corregir la perspectiva.

Para concretar más: se logra la proporción áurea cuando la relación entre el segmento menor y el mayor es igual a la proporción entre el segmento mayor y el total. Esto puede sonar algo oscuro pero si lees un poco sobre el tema comprobarás que en la naturaleza hay muchísimos fenómenos que siguen esta proporción, lo que hace que se pueda comprender mejor. Para un uso cotidiano no hacer falta usar tanta teoría para la composición de imágenes, ¡lo que gusta, está permitido! Y la "regla de los tercios" es una aproximación sencilla de recordar y aplicar.

4. Disponer a las personas en la escena de forma impecable

En la actualidad las imágenes lo dominan todo, gracias a las cámaras baratas, smartphones y "dispositivos fotográficos" cada vez más pequeños pero con sensores y calidad de imagen cada vez mejores. Esto se aplica tanto a las vacaciones como al hogar; hoy en día se hacen muchísimas más fotografías que hace 20 o 50 años.

Precisamente los retratos son un tipo de fotografías muy frecuentes. ¿Hacer "selfies"? Con las enormes y pesadas cámaras de gran formato que había antes hubiera sido impensable, más todavía yendo de viaje. Incluso los retratos "normales" de los amigos y la familia se hacían en condiciones nada fáciles. Pero eso pertenece al pasado: hoy se activa la cámara réflex digital o el móvil y en pocos segundos la imagen final está en la tarjeta de memoria.

¡No obstante esto significa que por cada fotografía hecha se invierte muy poco tiempo, lo que es un factor muy importante en el caso de retratos si se quiere que tengan calidad! Por fortuna hay varios trucos y consejos que te permitirán colocar en escena a tus compañeros de viaje a la perfección y lograr preciosas fotografías de viaje.

El consejo más importante sin duda: tómate tu tiempo. Por supuesto no es muy lógico estar todas las vacaciones haciendo de continuo pausas de media hora para lograr unos retratos perfectos. Pero cinco minutos de preparación pueden bastar para pasar de unas instantáneas del montón a unos retratos muy logrados.

En primer lugar es esencial elegir bien el sitio. No todas las ubicaciones son convenientes en cualquier momento del día o con cualquier tiempo. Una buena opción para lograr una atmósfera lumínica preciosa en tus retratos de vacaciones es hacer las fotos poco antes de la puesta de sol (hora dorada), que inunda todo con una luz suave y cálida. Lo mismo vale para los momentos después del amanecer, aunque desde luego a poca gente le gusta hacer sesiones de fotos a las 6 de la mañana en vacaciones.

En mitad de una jornada de verano, con un sol muy fuerte, no es buen momento para los retratos, nada que ver con esa mágica atmósfera vespertina de efectos tan bonitos.

Para estructurar la imagen cabe otra vez recomendar el uso de la proporción áurea, puedes informarte al respecto en el consejo 3. Al fotografiar personas ten cuidado de no cortar la imagen a la altura de los codos, caderas o rodillas, ni dejes mucho espacio por encima de la cabeza (aunque tampoco la ajustes a poca distancia del borde).

Otro aspecto importantísimo en las fotografías de vacaciones es que los retratados tengan una expresión bonita y que el fondo sea interesante, mucho más que lograr la perfección técnica absoluta. Por ello considera la sesión de fotos como una ocasión para divertirte con tus compañeros de viaje y no dudes en probar perspectivas y encuadres inusuales. Para saber además cómo retratar a tus compañeros con una expresión natural, lee este artículo.

Si en general trabajas con una gama de distintos objetivos, para retratos en la naturaleza o en ciudades lo mejor normalmente es emplear distancias focales entre 40 y 90 mm (equivalente de imagen recortada) y aperturas de diafragma grandes. En cámaras compactas lo mejor con frecuencia es no fotografiar con el mayor ángulo posible, sino acercarse un poco con el zoom (analógico).

Envía postales con tus fotos

Personaliza una postal en la aplicación móvil Álbum digital Pixum desde cualquier parte del mundo y envíasela a tus seres queridos.

5. Libertad panorámica y marco legal

Los aspectos legales sobre fotografías de vacaciones no suelen ser los más populares, pero hay algunos temas que no se deben ignorar en las vacaciones, sobre todo si se quieren publicar las instantáneas hechas. En otro caso puede que al final el viaje traiga consigo sorpresas desagradables y caras. Por fortuna en el derecho alemán existe la llamada "libertad panorámica", que relaja algo los derechos de autor para edificios arquitectónicos (iglesias, edificios públicos, etc.).

La libertad panorámica implica que se puede fotografiar desde vías públicas obras protegidas por derechos de autor y publicar las imágenes, siempre que dichas obras estén "permanentemente in situ" - los edificios entran claramente en esta categoría, así como la mayor parte de los monumentos y estatuas.

Por desgracia esto no vale en todos los países, por ejemplo en Francia o en Italia las cosas no son así. Pero incluso en estos países no todo es tan difícil: los derechos de autor se extinguen automáticamente 70 años después de la muerte del autor. La mayoría de los edificios que conforman las ciudades, p. ej. en centros históricos, no suponen por ello ningún problema. Además hay que tener en cuenta el principio territorial: puedes publicar en Alemania sin ningún problema imágenes tomadas en Francia de obras protegidas, ya que se aplicará a las mismas el derecho alemán. Pero ten cuidado con las redes sociales y otros portales, de los que podría haber por ejemplo una versión italiana o francesa. Teóricamente estarás publicando también las fotos para italianos o franceses.

En lo esencial estas reglas se aplican solo para la publicación, para uso privado puedes fotografiar e imprimir (p. ej. para colgar en tu casa) lo que quieras. En todo caso ten en cuenta la normativa del país respectivo, en algunos sitios fotografiar por ejemplo zonas militares puede tener consecuencias penales graves.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.